La diferencia es que las Hot Wallets  están conectadas a Internet, mientras que las Cold Wallets no lo están.

La mayoría de las personas que tienen activos digitales tienen ambas Wallets (Hot y Cold) dado que están diseñadas para diferentes propósitos.

Los Hot Wallets son como cuentas corrientes, mientras que las Cold Wallets son similares a las cuentas de ahorros.

Las personas que tienen activos digitales mantienen una pequeña cantidad de dinero en su Hot Wallet para las compras más pequeñas que pueden usar durante el día y la gran mayoría de sus monedas digitales en sus Cold Wallets. 

Esto se hace para ser evitar vulnerabilidad ante un ciberataque,  ya que solamente se pueden hackear activos digitales que están conectados a la red, o sea, al Hot Wallet.

                                                                              Cubobit Global